Mi cajón de aprendizajes

Archive for septiembre 2016

Y llegó el final.

Haciendo repaso, he tenido momentos preciosos en la fundación. Me llevo muchas cosas, pero creo que a mi siguiente parada profesional llevo tatuados lo que sigue.

girlygoingawayparty

Aunque ya llevo un tiempo colaborando en la gestación mi próximo proyecto, el lunes comienzo oficialmente a trabajar en la coordinación del departamento de formación on line de una escuela de negocios. Se avecina mucho trabajo y muy bonito. Será difícil centrarme en un solo empleo (ahora mismo estoy activa en la fundación, en la escuela y en la universidad), pero tiene tantas ramas diferentes que abordar esto de digitalizar la formación, que mi dispersión habitual se encontrará satisfecha con multitud de tareas diferentes.

En la fundación aún tengo que hacer traspasos varios de información, cerrar flecos… pero hoy acaba una etapa. Y empieza otra.

Anuncios

La entrada de hoy se resume en tres imágenes:

entregabecablog-630x426

ii-beca-unoentrecienmil-2

beca_paraweb

La fundación ha salido en medios de comunicación muy importantes, pero ver publicado cada año un anuncio en el BOE, con todo lo árido que es, abriendo una convocatoria de investigación, ha sido sin duda uno de los momentos más significativos de mi paso por Unoentrecienmil. 

Convocar al comité científico, dejarnos asesorar por el Dr. Madero, recibir proyectos de alto valor científico… Proporcionar recursos para que los investigadores puedan hacer su trabajo. Trabajar para suplir las deficiencias de un sistema que no aprecia la investigación, aún menos la investigación en oncología pediátrica. Los niños no son adultos en pequeño.

 

Hay que seguir investigando. Para que 10 de cada 10 niños se cure. Ese es el fin último que viene en negro sobre blanco en los estatutos. Me marcho contenta porque estoy segura de que en los próximos años se va a dotar de recursos a muchos investigadores.

equipo

No estamos todos, pero la foto de Mariló mola

Colaborar en una fundación como Unoentrecienmil debe ser parecido a surfear. No es que yo lo haya hecho nunca, pero imagino que la sensación de estar ante una ola que llega, entrar y deslizarte sobre ella para luego volver al agua, debe ser similar a la sensación ante todos los proyectos que se llevan a cabo, ante todas las iniciativas que llegan. En la fundación, además parece que la palabra miedo no existe, así que hemos entrado a casi todo siempre. Una de las reglas del surf, me dice Google, es no entrar en olas que te queden grandes. Muchas veces hemos ido sobre olas gigantes, solo manejables a fuerza de adrenalina y tesón, aunque parece que  Unoentrecienmil va aprendiendo a medir y saber si es capaz de surfear disfrutando. Disfrutar es importante. Una vez cogida la ola hay que hacerlo con decisión y con compromiso (de nuevo google y el surf), para llegar al final. Si no, te lleva la ola.

Por tanto, el equipo unoentrecienmil es un equipo de surfistas buscando grandes olas. En estos cuatros años han colaborado varias personas en el día a día. Cada una de ellas me ha aportado mucho, aunque no voy a hacer un repaso individual, esto sería eterno. Pero son personas que siempre van a estar en mi vida de una forma u otra. Gemma Ortiz, Susana, Gemma Sancho, Eva González, Eva Gayo, Elena, Rocío, Julia…Todas han sido una fuente de inspiración, un espejo en un apartado u otro de mi vida.

surf-board-1030739_960_720

Imagen de Dominio Público

Estas surfistas tan majas y entrenadas hemos contado con tablas de calidad. Gracias a la ayuda siempre desinteresada de personas que diseñan, graban vídeos, fotografían, imprimen, realizan el soporte técnico… hemos podido tener tanta proyección, impensable en una entidad sin apenas recursos económicos. Yeray, Zoe, Jony, Roberto, Jimena, Miki y su equipo… grandísimos profesionales que han hecho visible el trabajo que hay entre bambalinas.

Si sigo con esta metáfora (las metáforas siempre tienen un corto recorrido pero voy a ver qué sale), el patronato y en concreto Jose, no tengo muy claro que serían: la quilla (el timón de la tabla), el invento (una cuerda que te mantiene atado a la tabla)… No sé. Desde luego Jose es la cabeza pensante, el genio loco que saca ideas de su chistera porque tiene un objetivo muy claro: conseguir dinero para investigar. Cristina Mitre es la ilusión que hay que tener para lanzarse a por cualquier proyecto. Ritoré es la serenidad, la mirada global  y la escucha. Rito no sé yo si entra mucho en esta cosa del surf, igual desde la playa, observando e interviniendo siempre desde el sentido común.

ocean-918999_960_720

Imagen de Dominio Público

En este cursillo de suf, el viento, sin duda, lo componen todas las personas que empujan, que tienen ideas, que se hacen socias, que donan; las familias que han pasado o están pasando por esta enfermedad (la leucemia, como dice el Doctor Luis Madero, es una enfermedad familiar), que te demuestran su energía para salir adelante cada día con fuerza y borrar las palabras negativas que están asociadas a todo el tratamiento. Todo mi respeto y mi cariño para ellas. Ellas son el viento y la playa, la investigación, cuarta parada de este repaso.

motivos-para-correr-contra-la-leucemia-infantil-630x5791

Pulsando en la foto se pueden leer los pos-it.

“Hay días especiales. Días en los que, desde que te levantas, sabes que van a ocurrir cosas sensacionales, importantes para la fundación, de las que hacen asomar una sonrisa de felicidad cada vez que las recuerdes en el futuro.”

Así comenzaba mi relato del día en el que conocí a Fernando Alonso. Y efectivamente, sonrío al recordar la grabación del spot Suerte, aunque también se me empañan los ojos de tristeza, ya que uno de los niños del vídeo falleció pocas semanas después.

Está claro que la fundación está viviendo su momento más mediático. Salir en El Hormiguero, que Penélope Cruz estrene un documental llamado Soy Unoentrecienmil… esto impresiona mucho, sin duda. 

A nivel emocional me gustaría destacar varias cosas que he vivido aquí. Recuerdo el subidón al retransmitir en directo, durante 9 horas, la travesía a nado entre Mallorca y Menorca de Tres Hombres Contra El Mar. El contacto vía whassap con las personas que los jaleaban desde el barco me hizo llorar varias veces ese día. Para que digan que las tecnologías nos separan. Qué subidón con Jacobo, Félix y Peio. 

La-ruta-solidaria-de-patinaje-torreña-contra-la-leucemia-infantil-recauda-cerca-de-500-euros-e1410781531333.jpg

También recuerdo con especial ilusión las dos ediciones que (de momento) se han hecho gracias a casi 35 clubs de patinaje, que con muy pocos días de diferencia realizaban rutas a favor de la fundación. Qué alegría conocer a gente como Natalia y Mami combat, impulsoras natas. O lo que ocurrió en Belorado, un pueblo de 2.000 habitantes en el que casi todos lucieron su dorsal de Proyecto Corre.

Y todas y cada una de las iniciativas que han surgido: que si hacemos una comida solidaria, una jornada campera, una obra de teatro, nadar durante 24 horas seguidas, ironman, conciertos, fiestas, un fin de semana non-stop de actividades… Detrás hay personas  que han elegido la fundación como destino de los fondos recaudados con esfuerzo. Y que alguien elija remangarse en su tiempo libre para recaudar fondos para, en este caso, investigar la leucemia, se merece una ola.

Y cómo no… mis sesiones en los coles… cuando encontramos entre todos más de 400 motivos para correr contra la leucemia infantil  o cuando me emocionaba con aquellas niñas que no olvidarán nunca a su amigo y compañero de clase Hugo, fallecido un año antes. “Hay que seguir“, decían.

Días especiales, días en los que sientes la fuerza de la participación. 

“(…)acompañada durante más de 4 horas de niños y niñas con un corazón enorme, con unos valores profundos como el océano. Todos querían hacer más, no querían que su acción acabara en una tarde. Hay que seguir ayudando. Hay que seguir investigando.”

En estos 4 años me he sentido, efectivamente muy acompañada por criaturas y por adultos. Pero eso lo dejo para mañana.

 

zombies-cien-mil-playmo-035

Imagen del blog ORCA

Septiembre es un mes para crecer y para empezar de nuevo. Que se lo pregunten a los quiosqueros. A nivel más personal, el año pasado me mudé de casa y este lo haré de trabajo.

La semana que viene comienzo una nueva aventura profesional que me tiene muy ilusionada. Vuelvo, a tiempo completo, a la formación on line. Y eso ha hecho que haya tenido que tomar la decisión de dejar de colaborar, al menos a nivel laboral, con Unoentrecienmil.

Han sido 4 años muy intensos, en los que he conocido a mucha gente increíble. Me gustaría, esta última semana, rescatar mis mejores sensaciones de la fundación, los pequeños tesoros que me llevo. Así que durante esta semana cada día iré añadiendo una entrada, hablando de momentos y personas que durante este tiempo han sido importantes. Es mi forma de echar el cierre, recordando, reviviendo y celebrando de nuevo.

Aun recuerdo cuando a principios del 2012 Jose Carnero me contaba su idea. “Tú, que eres trabajadora social, seguro que puedes echar una mano”. “Bueno, pues os echo una mano”. Así de facilona soy yo. Otra cosa que soy es comprometida, así que empecé a echar una mano,  luego dos y luego los dos pies también… y no sé si Jose tiene muy claro qué hace una trabajadora social habitualmente (alguien lo sabe?), pero pronto me vi siendo community manager, comercial, administrativo, gestora, coordinadora, organizadora de eventos, periodista, mensajera, chica de stands informativos de tour por España, conferenciante, asistente de preproducción (o cicerone) de nada menos que Penélope Cruz… Una locura. El nacimiento de la fundación fue una bomba y estaba todo por hacer. Había que construir. Así que aparqué casi por completo mi actividad profesional y me entregué a lo que venía, según venía, adaptándome y haciendo por primera vez, cada día, un millón de cosas nuevas. En estos 4 años he crecido mucho como persona (sobre todo a lo ancho, me llevo 20 kilos), me he sentido pletórica cuando ayudaba a poner en marcha proyectos de personas que se acercaban a la fundación, así como cada vez que abríamos una convocatoria para entregar el dinero recaudado durante el año; y también vacía de energía y con el cerebro medio seco en muchas ocasiones, tal ha sido el desgaste por la actividad realizada, sobre todo los dos primeros años. Muchas veces no he llegado de la forma que me hubiese gustado a todo lo que teníamos por delante, me he sentido muy humana e imperfecta. La vida.

Me voy en el mejor momento de la fundación. Queda dirigida por un equipo de personas que piensan a lo grande, muy a lo grande, porque saben que es la única forma de conseguir lo que se proponen. Y que además, saben cómo monetizar sus ideas. O tienen ideas monetizables. Así que ahora mismo, Unoentrecienmil vive su etapa más dulce y exitosa. Y eso me hace sentir muy feliz.

“Lo hicieron porque no sabían que era imposible”. Ahora sabemos que es posible y sabemos que desde este mismo instante tú ya eres uno entre cien mil.

Así arrancaba la fundación desde su blog el 14 de septiembre de 2014. Mañana repasaré los momentos que más me han marcado y emocionado.


Las Tribulaciones de un Chino en Servicios Sociales

Donde guardo todo aquello que me interesa

pasiónporeltrabajosocial

Donde guardo todo aquello que me interesa

Israel Hergón

Donde guardo todo aquello que me interesa

fernandotrujillo.es

Web personal de Fernando Trujillo

e-aprendizaje

Nuevas tecnologías para nuevos aprendizajes

Donde guardo todo aquello que me interesa

The English Workshop

Build your own language!

DISEÑO SOCIAL

Plataformas de comunicación y diseño orientadas al cambio social

Compartir en la Red

Herramientas para compartir en el aula

enredando+korapilatzen

blog personal Asier Gallastegi

Controvèrsies d'en Jaume

Hay silencios que suenan a pasividad

Acuarelas y Apuntes

Watercolors and sketches

Hij@s de Eva y Adán

Infancias despojadas, solidaridad, cooperación y pediatría

... Yo lo dejo cuando quiera ...

Soy mujer y entiendo de ventoleras