Mi cajón de aprendizajes

IMG_0753

Foto: Maite Lama
Licencia Creative Commons BY / NC

 

Hoy es un día muy especial, así que el título de la entrada no es sólo un homenaje al programa de radio de Ángel Carmona.

Hoy comienzo un máster que he postergado durante años: Máster en Educació i TIC (E-learning), en la UOC, de forma on line. Suelo ser “buena alumna” en cursos cortos on line, pero no sé qué tal se me dará algo tan largo y que requiere de tanto tesón. De momento, mi idea es matricularme en dos asignaturas cada semestre y ver qué tal. Creo que es el máster que necesito para avanzar profesionalmente. Seguro que aprendo muchas cosas, así que espero ir volcándolas en este cajón de aprendizajes.

De momento, ya he retocado mi perfil de about.me, que estaba hecho con prisas para ponerlo como presentación en este blog. Hoy nos ha tocado usarlo para presentarnos a los compañeros de viaje. A la hora de poner enlaces, veo algo que es una constante en mí, la poca diferenciación que hago de mi perfil personal y profesional. Tengo un batiburrillo importante que espero ir puliendo. Y no es que espere tener ambas esferas totalmente diferenciadas, pero algo más seguro que puedo hacer, sobre todo para evitar sorpresas en la gente. Digamos, que como contaba  en su blog el otro día Clara Ávila, para el #carnavalsalud, lo que quiero perfilar es mi perfil público. Porque al final, es cierto que a partir de aficiones personales (manualidades) me han surgido oportunidades profesionales (formación para animadores en residencias geriátricas). Y mi vida profesional está muy ligada a mi vida personal. Pero es un tema a trabajar con cuidado.

También me estreno como docente en la Red Laureate, formando a profesores en un certificado en Educación de adulto trabajador. Seguro que aprendo mucho de esta experiencia. De entrada tengo que reformar un poco mi estilo como tutora para adaptarlo a la Universidad. Todas las actividades y contenidos ya están planteados y mi labor es de seguimiento y evaluación, fundamentalmente.

Así que me encuentro iniciando caminos, sumando.

Anuncios
Love it

Foto: Maite Lama
Licencia Creative Commons BY / NC

Muchas veces hemos visto escrito en el programa de un curso que su metodología era on line. Esa confusión entre el medio utilizado y la metodología la he entendido siempre como ausencia de método formativo. A nadie se le ocurre decir metodología presencial, ya que tenemos cierta experiencia en el campo y sabemos que cuando vamos a una formación presencial nos podemos encontrar desde el profe que suelta el rollo y se queda tan tranquilo, hasta aquellos que te marean de una técnica de dinamización grupal a otra, sin orden ni concierto. Sabemos que podemos encontrarnos de todo en un curso presencial. Y lo mismo pasa en modalidad on line.

Creía que era algo superado, hasta que una llega a twitter y ve una y otra vez conversaciones entre docentes y formadores donde se habla de herramientas digitales como si formasen parte de la metodología. Y como el mundo 2.0 va tan rápido, y parece que hay que cambiar de herramientas cada dos por tres, impartiendo formación en el último invento o con el último giro de rosca, da la sensación de que cuanto más te adaptas a las nuevas herramientas digitales, más innovador eres metodológicamente.  Pues no es así. La expresión docente innovador ya de por sí me produce cierta grimilla, todo sea dicho, pero si encima se confunden términos, ya apaga y vámonos. Creo que inventamos una y otra vez la rueda.

Moodle

En este contexto, hay una tendencia a hablar mal de Moodle, como un modelo de enseñanza muerto. Y yo digo que ni es un modelo, ni está muerto.

Moodle puede tener, como herramienta, muchas carencias, pero también tiene muchos aciertos.  Las últimas actualizaciones, a nivel personal, me aportan poco y en cambio alteran mi sistema nervioso por lo lento que va en todos los servidores donde trabajo. Culpa de los servidores, sí. Pero en el fondo, están haciendo unos requerimientos de servidor tan grandes que desde mi perspectiva de centro pequeño, no vale la pena.

Otra queja que se le hace a moodle es su cerrazón. En el mundo de la web 2.0, estar en un aula encerrados parece un sacrilegio, con tantas oportunidades de utilizar redes sociales, blogs, y toda clase de herramientas digitales.  Y es cierto que moodle es una aula cerrada. Igual de cierto que no doy clase en el mercado o en el parque, como algo habitual. Con esto no tiro por tierra las posibilidades de las redes sociales y demás como herramientas, pero sí creo que no son fundamentales. De hecho, en las personas participantes en los cursos que impartimos desde la asociación, veo que a la gente le cuesta mucho romper ciertos esquemas.

Pero hace 10 años que utilizo Moodle y es una buena herramienta. Han surgido muchas alternativas, y eso es bueno, pero yo de momento me quedo en Moodle. Por mí y por mi alumnado.

Rompiendo esquemas

El primer esquema que hay que romper con las personas participantes es que en un curso on line la metodología es transmisión vía pdf y después un test o un ejercicio. Que tomen consciencia de que el curso son ellos, que son parte activa en su aprendizaje, que nos basamos en la colaboración y la cooperación; que habrá momentos de inducción y deducción; de transmisión y diálogo; de análisis y síntesis… a veces cuesta. En algunos casos, las primeras semanas se van en ese cambio de chip. Muchas veces es un cambio de perspectiva que genera resistencias, que hay que trabajar. Casi siempre, no obstante, al finalizar la acción formativa, esa transformación se ha producido y de repente la persona ya no se ve de nuevo en un curso donde no tome parte activa en su aprendizaje.

Así que a veces hablamos y hablamos de innovación, desde nuestro punto de vista de profes guays y super TIC,  pero al menos en mi caso, la innovación es hacer creer al alumnado que sí, que puede tomar las riendas de su aprendizaje. Si en medio de este proceso, les pidiéramos que utilizaran la web 2.0 en toda su amplitud, que se vayan a un blog, luego que vayan a twitter, luego al grupo de facebook… se nos volverían locos. Así, directamente. Quizás es porque formo a adultos trabajadores, no sé (adultos con unas rutinas y resistencias; trabajadores con poco tiempo para andar navegando por la web). Tenemos experiencias de utilizar herramientas externas a Moodle, como voxopop, y vemos que en paralelo a las resistencias anteriores, hay que trabajar las resistencias a la tecnología en la mayor parte de casos. Vamos, que creemos que todo el mundo es tan tecnológico como nosotros, pero desde mi día a día, no es así. A la gente le marea que la lleves de un sitio a otro a través de la web. Que igual tienen un blog, sí. Que igual usan Facebook, sí. Pero los utilizan en contextos diferentes y en general veo que la gente va a un curso y quiere “estar” en un curso, no perdida en la web.

Dicho esto, nuestra alternativa es poder acoger a los más tecnológicos y también a los que les da más vértigo esa salida al mundo digital. De esta forma, ellos pueden subir sus actividades donde gusten (blogs, youtube, slideshare…), ya que para mí es lo de menos, y luego lo pueden aportar a todo el grupo a través de un enlace. ¿Esto es innovador? Pues no, para nada. Pero permite que cada persona elija hasta dónde llega en su uso de tecnologías digitales. El 95% de personas, a día de hoy,  sube sus actividades vía documento de word/pdf o como mensaje en el foro. Y no es algo que me preocupe, porque el meollo no está en la tecnología utilizada, sino en los aprendizajes.

Barra de bar

Foto: Maite Lama
Licencia Creative Commons BY / NC

“Hay otros mundos, pero están en éste” Paul Éluard

Lo ideal sería que dentro de las organizaciones sociales hubiese alguien, profesional del tema, que se dedique a comunicar. Zapatero a tus zapatos. Pero en muchas entidades lo hacemos todo entre pocos, ya se sabe, y hay que estar a todo. No es lo ideal, pero es la realidad. Y comunicar no es fácil. La web nos da herramientas que nos pueden facilitar la emisión del mensaje, la posibilidad de llegar a mucha gente; otra cosa es que ese mensaje llegue. Hay muchas otras entidades utilizando las mismas herramientas que tú para su labor de comunicación.

Existen muchos manuales en la web sobre cómo llevar la comunicación, en general y vía internet. Muchos blogs llenos de consejos del 1 a 10. “Cómo redactar el post perfecto”, “10 aspectos a tener en cuenta por el Community manager”… Son de ayuda y se agradecen, aunque luego el día a día es mucho más complicado que una lista de tips. O al menos a mí me lo resulta.

En mayo estuve en una jornada de “Social Raising” organizada por AERCO (Asociación Española de Responsables de Comunidad y Profesionales de Social Media). En ella, una de las ponentes, no recuerdo si fue Laura Pérez (@laurapicarzo) de Greenpeace o bien María Jesús Butera de Unicef (@mjbutera), pronunció la frase que da título a esta entrada, y que me viene acompañando desde entonces.

Desde intervención, lo tenemos claro. Necesitamos conocer la realidad. Pero esta frase va más allá y ahí es donde está la grandeza. Yo vivo en los mundos de Yupi. Estoy al tanto de la actualidad política y social, pero hay otros sectores en los que soy una negada. El mundo “celebrities” se me escapa y es más, no retengo nombres. Como no veo la tele (no por pedantería, lo juro, es porque me aburre), no conozco quién sale o deja de salir en el Hormiguero, en el Intermedio y demás programas que tienen capacidad para influenciar en la opinión de las personas. Cuando me dijeron que Juan Diego Botto, Marlango, Jon Sistiaga y Carmen Posadas habían grabado vídeos para la Fundación con la que colaboro me alegré mucho, sabía quiénes son. Cuando el presi de la fundación me dijo muy ilusionado que había grabado “el Cholo”, me quedé igual, porque no me venía nada por “el cholo”. Por Simeone, tampoco, la verdad. Hasta ahí llega mi nivel de desconocimiento del mundo, porque no saber de fútbol es no saber nada. Y claro, el tal cholo, que para los que estén como yo, es el entrenador del Atlético de Madrid, arrastra a un montón de gente, es un referente en el mundo del fútbol. Un mensaje de él y sales en un montón de medios, llegas a muchísima gente. Y digamos, que ese es el “mundo” que hay que conocer si quieres cambiar el mundo (otro mundo, en realidad).

Es importante, por tanto, ampliar miras para no hablar para nosotros mismos. Si queremos que la gente conozca nuestro mensaje, hay que estar donde está la gente. Y la gente sigue viendo la televisión, confía en lo que digan las celebrities en sus blogs y en sus cuentas de twitter. Conseguir salir en el Hormiguero cinco minutos y que un famoso cuente tu causa y de un número de teléfono para enviar un SMS puede significar llevar adelante un proyecto entero. Como todo, tendrá un punto de saturación, pero a mí es algo que me deja perpleja. Otro ejemplo, menos impactante pero que sirve en el día a día, es el de poder ofrecer contenidos a tus seguidores que provengan “del mundo”. Poder relacionar noticias protagonizadas por personas conocidas con tu labor puede ayudarte a llegar a más gente.

Así que ahora, aunque sigo teniendo poca retentiva para estos otros mundos, ajenos al mío, intento leer más secciones del periódico para estar un poco al día de esos nombres que suenan a todo el mundo menos a mí, de esos programas que ve todo el mundo, de esas noticias que será bueno compartir porque van a interesar a la gente que nos sigue (y que conectan esos dos mundos. Para ello, twitter está siendo de gran ayuda, porque gracias a gente que ve los programas y los comenta, voy  estando un poco al tanto y ya no soy tan “rarita”.  Además, he desarrollado un sofisticado sistema de avisos. No son alarmas de ninguna super herramienta 2.0 (que hay, claro), sino de mi entorno 1.0, aficionado al fútbol, a programas varios, a blogs de celebrities… Tiene el encargo de avisarme cuando surjan noticias que puedan ser útiles para mi labor.

 

Etiquetas: ,
Casa de pájaro

Foto: Maite Lama

Normalmente suelo referirme a “lo social” para denominar muchos ámbitos de actuación que tengo cerca, casi con cierta retranca, por ser una expresión que abarca tantas cosas. Y es que los de “lo social” somos todoterreno. De hecho, yo estudié trabajo social, pero he ejercido bastante de educadora social, integradora social, orientadora socio laboral y hasta animadora sociocultural. Las fronteras no son siempre sencillas de delimitar y tengo alma de intrusa.

Lo social está en crisis. Como todo, vamos. Lo cierto es que últimamente me acuerdo de aquello que estudiamos en primero de carrera, esa carrera que hice con voluntad algo naif, de “ayudar a los demás”. Estos días recuerdo aquello de que los pilares del Estado de Bienestar eran: Sanidad, Educación, Empleo, Servicios Sociales y Vivienda.  Hoy estos pilares se han transformado en las mareas blanca, naranja y verde, tratando de defenderse de su agonía. Los datos de desempleo son conocidos por todos y la Vivienda sigue siendo un lujo (y el pelotazo de la construcción se ha convertido en un símbolo del fracaso de nuestro modelo de desarrollo).

Teníamos un modelo y nos lo han cambiado. No sólo con la reforma de la Administración local, que pone en peligro el concepto de Servicios Sociales, sino que los que venimos del mundo asociativo, de las ONG (ONL o como quiera que las llamemos) vemos que el modelo se ha acabado. La financiación pública de nuestra maravillosa labor ya no va a sostenernos. Necesitamos explorar, crecer, cambiar el rumbo.

Hace años, si me hubiesen dicho que colaboraría con una entidad que se dedica a recaudar fondos para realizar un proyecto concreto, me hubiese hasta ofendido. Yo me iba a dedicar a “hacer justicia” (así de naif era; aún me quedan resquicios), a la intervención directa. Una intervención profesional, nada de caridad ni mandangas. Como buen elemento de “lo social” no caía en quién iba a financiar todas esas bonitas palabras.

Y aquí me encuentro, reinventándome. Aprendiendo mucho de sectores como el márketing y la comunicación (¿Comunicamos suficientemente bien los de “lo social” qué es exactamente lo que hacemos?). Antes, era escuchar la palabra márketing y empezar a sentir la urticaria en mi cuerpo. Ahora miro con otros ojos. Los de “lo social” vamos a tener que aprender a contar qué hacemos y además hacer atractiva esa comunicación. Nos va en ello la financiación y nuestra propia labor. Eso sin perjuicio de luchar por esos pilares, malheridos.

Etiquetas: ,
Maite

Foto: Maite Lama

Desde hace años he abierto y cerrado blogs por doquier. Crianza, educación, recetas, fotografía, lecturas, de todo un poco… Y es cierto que tengo muchas aficiones y que mi vida laboral es dispersa, pero creo que voy a centrar la mayor parte de mis esfuerzos blogueros en ir rellenando este espacio. No sé ni cuándo ni cómo, pero me apetece recoger los diferentes aprendizajes que estoy teniendo en esta etapa vital.

Trabajo en una asociación, impartiendo formación on line y presencial. Impartimos formación contínua para profesionales de “lo social” y “educativo” (así que tocamos parte de educación no formal y también formal)  y desde aquí administro además varias plataformas de teleformación para otras entidades.

Colaboro en una Fundación donde ejerzo de Community Manager (la de cosas que aprendo cada día; la de tortas que me doy) y coordinadora (en general).

Soy Trabajadora Social y me interesa “lo social”.

Soy madre y me toca la educación formal de mis hijos (también la no formal).

Además, tengo dos mil aficiones varias en las que me meto a fondo.

En fin, un cajón desastre, un batiburrillo de intereses y actividades. En mi mente todos se relacionan aunque desde fuera se vean como compartimentos separados. Por eso quiero meterlos a todos en el mismo cajón, este blog, a ver qué pasa.

Hace poco me di cuenta de que era fundamentalmente una content curator (me gusta buscar y filtrar recursos y compartirlos). Este blog no nace con esa vocación, aunque conociendo esa tendencia mía, seguro que algo de esto meto también en el cajón.

Espero poder ir rellenando este cajón, poco a poco, sin prisas.

Etiquetas:
Las Tribulaciones de un Chino en Servicios Sociales

Donde guardo todo aquello que me interesa

pasiónporeltrabajosocial

Donde guardo todo aquello que me interesa

Israel Hergón

Donde guardo todo aquello que me interesa

fernandotrujillo.es

Web personal de Fernando Trujillo

e-aprendizaje

Nuevas tecnologías para nuevos aprendizajes

Donde guardo todo aquello que me interesa

The English Workshop

Build your own language!

DISEÑO SOCIAL

Plataformas de comunicación y diseño orientadas al cambio social

Compartir en la Red

Herramientas para compartir en el aula

enredando+korapilatzen

blog personal Asier Gallastegi

Controvèrsies d'en Jaume

Hay silencios que suenan a pasividad

Acuarelas y Apuntes

Watercolors and sketches

Hij@s de Eva y Adán

Infancias despojadas, solidaridad, cooperación y pediatría

... Yo lo dejo cuando quiera ...

Soy mujer y entiendo de ventoleras